Nuestras oficinas

Informes Franquicia

(+52-55) 6736 1138

Atendemos personas, ¡trasladamos sus vehículos!

Dedicados al traslado de vehículos dentro de la República Mexicana.
Somos la primera franquicia de traslados a nivel mundial.

Misión

Lograr que los traslados y rescates de vehículos que realicemos en Grúas Gorilas conviertan a nuestros clientes en nuestros mejores promotores, resultado de conseguir su completa satisfacción, producto de un servicio eficiente y de calidad a precio justo, consecuencia de seguir consistentemente nuestros procedimientos, también, que nuestros empleados estén satisfechos del reconocimiento que reciben y que todos los socios estén convencidos de haber invertido en este negocio. Los valores que debe sustentar nuestra misión son: ética, responsabilidad y respeto.

Descripción

Historia

Podemos remontar nuestros orígenes a 1982 cuando inicia la vida profesional de Jaime Castillo, nuestro fundador. A lo largo de su carrera recabó aspectos clave de formación y competencias que hoy nos permiten presentarte Grúas Gorilas, él inició en el mundo de la aviación corporativa y comercial de México.

-Trabajar en el medio aeronáutico es trabajar en un mundo en el que el respeto y apego a los procedimientos es lo más importante.- Si has tenido oportunidad de viajar por lo menos en dos ocasiones en avión comercial y para mejor ejemplo, de compañías diferentes, coincidirás en que la forma en que las sobrecargos nos instruyen sobre cómo proceder en caso de emergencia es exactamente igual una de otra, las sobrecargos cumplen estrictamente su protocolo cuando el avión ya está en la carrera de despegue, incluso cuando parece que sólo van tú y los pilotos porque nadie más les hace caso.

Durante su carrera como técnico de helicópteros y aviones, Jaime aprendió que las cosas deben hacerse siempre bien y a la primera, nunca asumiendo absolutamente nada, pues a 30,000 pies de altura no hay dónde estacionarse y arreglar lo que no se hizo bien cuando se debió hacer bien. ¿Cómo logran las aerolíneas que tantos operadores trabajen bien y a la primera? Hablamos de que en cada vuelo hay multitudes de involucrados (pilotos, sobrecargos, técnicos, tráfico, radiocomunicadores, etc.) y todo en un mundo que por momentos parece ir a gran velocidad y en el que no todos están dispuestos a eperar una segunda revisión la mayor de las veces.

¿Qué tienen los aviones que son el medio de transporte más seguro que existe? ¿Cómo lo logran las empresas de aviación? ¿Contratan gente que sabe qué tiene que hacer desde un inicio? Toma en cuenta que en 1985 Mexicana tenía una flota principalmente compuesta de Boeing 727, Aeroméxico, Mc Donnel Douglas DC 9, casi tan diferentes como decir Microsoft y Apple, por si fuera poco, Jaime Castillo era un recién egresado de la escuela con poco menos de un minuto de experiencia. ¿Contratan gente muy responsable pagándole muy bien? La respuesta es no. Buscar personas con esos perfiles u ofrecer grandes cantidades de dinero para contratar a los mejores no era la función de la oficina de recursos humanos de ninguna de las dos compañías que además compartían los mismos sindicatos, la respuesta es más sencilla: estableciendo procedimientos de operación y programas de capacitación permanentes.

Para 1988, Jaime establece JC Motors, taller de mecánica en general para automóviles ligeros, pocos años más tarde cambia su nombre a JC Taller, en un esfuerzo por castellanizar el entorno que estaba sucumbiendo al idioma inglés, en aquel entonces tomaron fuerza las campañas que hoy ya son comunes en las vidirieras de cualquier centro comercial, coming soon, sale, spring, sumer, fall, winter, etc. acompañaron a lo que Jaime llama la mayor evolución en los hábitos de compra de los consumidores que él haya visto, evolución que los ha llevado a exigir más, mejores productos y servicios a un menor precio, lo que obliga a los comercios a cumplir estas demandas e innovar constantemente, ¿Quieres un ejemplo? Tu banco en el súper. Banamex se instaló dentro de Aurrera en 1990, hoy ya no es gran cosa, pero en un tiempo en que los bancos abrían únicamente de lunes a viernes de 9:00 a 13:30 era todo un suceso, si tienes edad lo recordarás y seguramente lo padeciste, hoy Walmart tiene su propio banco a nivel mundial mucho más grande que Banamex. No lo olvides, hablamos de principios de los 90, hace poco más de 20 años, en aquel entonces ningún pequeño comercio contaba con computadora, Internet o telefonía celular. Era ciencia ficción. La telefonía local y de larga distancia estaban bajo una misma marca, las autorizaciones de tarjetas de crédito se hacían a través de pequeñas libretas llamadas boletines que contenían miles de números y había que localizar la del cliente entre otros tantos socios.

Sólo había cinco marcas de automóviles y una marca con un modelo, tenía el 30% del mercado. Para comer pizzas sólo había dos marcas; Shakeys y Pizza Hot y el servicio a domicilio era un mito que pocos pudieron comprobar. Hamburguesas Burger Boy y Tomboy eran las únicas alternativas, los talleres mecánicos en su mayoría tenían pisos de tierra y los mecánicos eran empíricos que habían aprendido el oficio de sus progenitores, adornaban sus oficinas con esculturales damas de la página dos del Ovaciones de la tarde, el periódico de mayor circulación de la Ciudad de México por más de tres décadas. Inquieto y pendiente de esta evolución, Jaime vio una excelente oportunidad para iniciar un negocio que se había transformado muy poco desde que el primer Ford T salió de la línea de produccion en 1908.

Durante estos 13 años innovó y estableció estrategias mercadológicas que se siguen comentando entre colegas y amigos, muchos de ellos iniciaron como clientes, sus ideas fueron tan radicales que algunas todavía se consideran vanguardistas, algunos ejemplos son que cada mes cambiaba el mensaje de la marquesina del negocio, una memoria fotográfica de más de 300 diapositivas dan fe de que nunca se repitió un título y de las divertidas anécdotas que ahí se publicaron. Hacia 1993, cuando la inyección electrónica arribó -deberíamos decir invadió- a México en todos los autos de serie, JC Taller lanzó su exclusiva garantía de por vida en todas sus reparaciones o hasta el fin de la vida por uso normal de los componentes reemplazados, mantuvo esta promoción única y sin precedentes hasta el año 2000, cuando JC Taller cerró sus puertas definitivamente. Orgullosamente recuerda Jaime y nos comenta: Nunca nadie quiso abusar de nosotros cobrando una garantía que no existía. A mediados de 1994 tiene su primer contacto con el sector de carga y adquiere una grúa de “tenazas”, un equipo Jerdan montado sobre un chasis cabina Ford Super Duty 350, para entonces las grúas de plataforma aún no llegaban a México, el noble y nuevo negocio empezó a crecer y dar muestras de lo bondadoso que era y de la urgencia en atención que tenía el sector. Lamentablemente JC Taller con una administración totalemente ajena a lo mínimo recomendado y una de las peores crisis de nuestro país, conocida como el error del 94, un robo total de activos y sin recursos provisionados se vio obligado aventar por la ventana la recién adquirida grúa, pero dejando muy bien sembrada la semilla de fertilidad y posibilidades de crecimiento en un giro que tampoco daba muestras de haber evolucionado desde sus inicios.

Pese a todo, hasta este momento, JC Taller se defendía y permanecía en un mercado cada vez más exigente, por lo que posiblemente te preguntes ¿Por qué concluyó a los 13 años? ¿Qué lo llevo a la extinción? ¿Qué pudo ser peor que una crisis, un robo y un par de asaltos más una terrible contingencia laboral?

Nuestro fundador descubrió de manera amarga que al margen de mucho entusiasmo y calidez en atender a los clientes y ser un innovador nato, una sola palabra es todo lo que los clientes buscan, la que los hace regresar una y otra vez, ¿Sabes cuál es? Posiblemente te decepcionemos, no es calidad.

La palabra es muy sencilla y lamentablemente casi no está en uso.

Consistencia

Jaime olvidó aplicar lo que aprendió en la aviación, no tenía un mínimo de procedimientos establecidos y nunca contó con un programa formal de capacitación, la forma en que todas las grandes empresas reducen al máximo las contingencias, tener máxima rentabilidad, producto de una excelente eficiencia así como una consistencia que les consigue que los clientes vuelvan una y otra vez satisfechos. Unos días ofrecía excelente calidad, otros una mejor, otros era un excelente mecánico, otros no. ¡Esto no se puede hacer a un cliente! ¿Qué esperas cada vez que vas a McDonald´s? (Dudamos que sea calidad.)

En resumen, nunca estuvo listo para competir u ofrecer una batalla digna a las recién llegadas franquicias, centros de servicio automotriz que arribaron a nuestro país al final de los 80, principios de los 90 y se conocen como el boom de las franquicias, explosión que se dio después de que McDonald´s abriera su primera unidad en nuestro país en octubre de 1985 (nos disculpamos, no podemos hablar de franquicias sin hablar de McDonald´s, aunque pronto Grupo ALSEA, orgullosamente de empresarios mexicanos los destronaran como referencia al hablar de grandes franquicias en México), para entonces, marcas como Midas, Precision Tune y SpeeDee se hicieron notar. Y por primera vez nos permitían utilizar la palabra franquicia para algo que no tuviera que ver con hamburguesas, en esa oleada, llegaron todo tipo de negocios, desde jardines de niños, heladerías y hasta tintorerías.

Un dato curioso es que para entonces podíamos asegurar que más del 90% de las franquicias eran de origen norteamericano, 8% otros países y apenas 2% nacionales, en 2012 la mezcla es 5555% extranjeras, 5555% mexicanas.

Para el 2000, cansados de pelear una batalla para la que no se habían preparado y que difícilmente podían remontar, JC Taller cierra sus puertas y nuestro empresario es invitado a integrarse a la que hasta hoy es la más grande franquicia de centros automotrices de México –SpeeDee– como Director Nacional de Operaciones, -si no puedes con el enemigo lo mejor es que te hagas su aliado- Jaime Castillo estaba nuevamente dentro de un sistema que operaba y sustentaba su éxito internacional en procedimientos, los cuales no solamente adoptó de inmediato, sino que tuvo el deber de transmitirlos y aplicarlos a lo largo y ancho de la República, en todas las franquicias de su grupo durante las asistencias técnicas que brindaba, lo que le permitió conocer otras costumbres y mercados de México, desarrolló nuevas competencias como expositor y capacitador en múltiples disciplinas, desde formación de equipos, motivación, técnicas de desarrollo de clientes y proveedores, su puesto lo ubicó como líder de la organización en convenciones nacionales e internacionales, así como de seminarios del grupo, director y responsable de los programas de capacitación. Durante su gestión se abrieron más de 30 nuevas unidades, contó siempre con el apoyo del consejo formado por tres destacados profesionistas de diferentes disciplinas; un contador público, maestro de IPADE y dos ingenieros, uno químico y otro industrial con grado de Master en Business Administration egresados del IPADE, filántropos, visionarios a quienes siempre consideró sus mentores. Adicional a este apoyo tuvo la oportunidad de participar en varios cursos y diplomados entre los que destacan uno en alta dirección impartido por ITESM y algunos otros cursos y talleres impartidos por American Management Association, así como otros dentro y fuera de la empresa que forjaron y alejaron de lo que JC Taller lo había convertido, fue reconocido como uno de los mejores “apagafuegos” del mundo, a decir de muchos que lo conocen hoy, nuestro director no extraña su oficio de bombero, pues se a convertido en un previsor de incendios.

Por supuesto no todo fue fácil. Pasar de empresario o autoempleado a empleado, tener jefes y reportar a un consejo (nunca lo había hecho), una gran cantidad de compañeros y subordinados, nuevas materias, nuevas formas de trabajar, estados financieros, reportes y plataformas administrativas y de desarrollo distintas a las habituales (Office, Excel y Word) lo obligaron a estudiar y volverse un trabajador de más de 100 horas semanales -nada recomendable para nadie-, lector insaciable e internauta experto, lo mismo buscaba entender un Benchmarking que llevar una entrevista para un nuevo empleado o la mejor forma de despedir a otro, liderear un círculo de productividad y rentabilidad, y lo principal, entender qué significaba estar dentro de una franquicia. Todo tuvo su recompensa, ocho años cumplidos y la naturaleza del emprendedor que habita en él despertó llevándolo nuevamente a la búsqueda de otra oportunidad para emprender que debía cumplir con algunas premisas básicas: pasión y motivación por su nuevo empleo igual o más que el que tenía en su actual puesto para entonces estar dispuesto a empeñar su patrimonio, manejar una rentabilidad apropiada mínimo arriba de TIIE del momento más 14 puntos, el concepto debería de ser fácil de duplicar. Estaba decidido, el nuevo negocio se convertiría en una franquicia.

Después de analizar cuidadosamente todas las alternativas y opciones que le interesaban, concluyó con una terna de posibilidades.

Un centro de servicio automotriz, que tenía como pros la experiencia de más de 25 años, contacto con proveedores y el deseo probable de radicar en otro estado; contras, un giro en su opinón saturado que recibe y acepta nuevos adeptos, que cada día se vuelve más cerrado y caro, poniéndolo fuera de su alcance, además de mano de obra muy difícil (tardada) de desarrollar.

La siguiente alternativa fue convertirse en coach profesional. Pros, la pasión por la materia; contras, la falta de difusión para este tipo de profesiones, además de ser prácticamente un autoempleo, por lo tanto difícil de duplicar y más de franquiciar.

La última digna de mencionarse fue una flotilla de grúas. Pros, un giro prácticamente sin evolución. Aprovecharía los contactos de más de 25 años en el medio y podría desarrollar y continuar con sus habilidades como coach. Contras, no conocía el negocio, su último acercamiento fue 15 años atrás, no sabía cuánto había evolucionado y qué tan rentable sería trabajar con clubes de asistencia. Sin una decisión inició un exhaustivo Benchmarking, el cual incluyó más de 100 entrevistas durante 2009 y 2010 a operadores de grúas de diferentes compañías en diferentes partes del país que visitaban los SpeeDee donde él hacía escala. En Tabasco tuvo la suerte de conocer a Jenny y Olan, propietarios de Grúas Baldo, quienes con su desinteresado apoyo ayudaron a que nuestro director tomara su decisión definitiva. Era el comienzo de Grúas Gorilas.

Jaime inició un plan de negocios que tomó cerca de dos años desarrollar, un verdadero ejercicio de proyección y predicciones que la unidad piloto sigue utilizando como guía rectora y sobre el cual cimentamos el plan que recibiste a la firma del contrato junto con estos manuales, presupuestos de gasto e ingresos elaborados seis meses antes de poner en marcha el negocio y ajustados el día de la apertura. En su primer año apenas mostraron desviaciones perceptibles (menores a un dígito), un plan elaborado íntegramente por Jaime y que hacia el final de su desarrollo contó con la supervisión del Lic. Luis Diaz, catedrático del ITAM y especialista en aceleramiento de negocios.

Casi todo estaba listo para septiembre de 2010, se preparó entonces la prueba más ácida a la que se puede someter a un negocio, Dragons Den. Tomando la idea de un programa de la BBC de Londres, en el que emprendedores de todo el Reino Unido se paran frente a gurús de negocios y les ofrecen participaciones en sus empresas a cambio de su talento y recursos, el 11 de septiembre Jaime Castillo reunió un grupo de 14 empresarios a quienes invitó a jugar como inversionistas y determinar si lo que parecía un buen negocio se convertiría en un buen negocio. Insistimos, todo era una práctica, Jaime trabajaba en SpeeDee y la reunión en la “guarida” se suponía un juego, un juego que resultó ser muy serio, el escrutinio sobre el negocio fue exhaustivo.

Cuatro horas después de un extenuante interrogatorio por fin había humo blanco, los participantes dieron su veredicto, ¡Grúas Gorilas debía nacer! todos querían invertir, iInvertir en serio! El juego se olvidó y cinco dragones querían –exigían-, en ese momento sacar la chequera, algo para lo que nuestro director no estaba preparado, pues no había considerado la ayuda externa. Con la buena noticia y confianza que dio la aprobación de experimentados empresarios de diferentes profesiones, Jaime salió de la guarida de dragones resuelto a entregar su puesto en SpeeDee. El 30 de septiembre del año 2010 a las 12:00 horas firmó su renuncia.

Dedicó octubre y noviembre a realizar los últimos ajustes a su plan y constituir Operadora Cancia S.A. de C.V. En la primera semana de diciembre levantó pedidos de camiones, grúas, adquirió activos, fincó su oficina provisional, contrató personal, todo estrictamente apegado a una ruta crítica establecida en el plan de negocios, que al final tuvo una desviación de sólo siete días, lo cual no es nada si consideramos que se atravesó el fin de año.

El 4 de febrero a las 14:00 las unidades 11 y 22 fueron emplacadas y puestas en la calle, ese mismo día ambas se “bautizaron” con dos servicios cada una.

La aventura comenzó. Apenas habían transcurrido diez días de un arranque espectacular con un número de servicios equivalentes al tercer mes de operaciones, cuando la mala fortuna apareció a las 14:00 horas del lunes 14 de febrero. Circulando frente a uno de los restaurantes más exclusivos de nuestro país (el restaurante San Angel Inn sobre Av. Altavista), la grúa 22 fue impactada por un conductor particular irresponsable, poniendo a nuestra unidad fuera de combate y a nuestra incipiente empresa al “filo de la navaja”, ese día, hubo quien dijo que perdimos el 50% de nuestra fuerza, sin embargo, sentimos que perdimos mucho más. Te invitamos a cerrar tus ojos por un momento e imaginar que te amarran un brazo y una pierna, redujeron 50% de tus extremidades y te piden saltar la cuerda, ¿Cómo te sentiste? Así nos sentíamos nosotros.

El pronóstico no era alentador. Aún cuando ambos vehículos estaban asegurados, la reparación tomaría mucho tiempo, el taller del seguro pedía 90 días. Gracias a contactos y experiencia en el medio de mantenimiento, logramos solucionar el problema en sólo tres días y poner nuevamente a la 22 en la calle el jueves 17.

¿Qué lección aprendimos? Que éramos muy vulnerables y el mínimo evento comprometía seriamente nuestra permanencia en el mercado, pues diario lográbamos más clientes que no esperarían a que les falláramos dos veces para cambiarnos.

¿Qué hicimos? Desde el momento en que regresamos nuestra unidad a la circulación, iniciamos una búsqueda sin tregua de capital para robustecer nuestra empresa. Debíamos acelerar el proceso para tener cinco grúas, proyectado para nuestro segundo aniversario. Intentamos todas las alternativas conocidas hasta ese momento; incubadoras de negocios, financieras, arrendadoras, bancos, clubes de inversionistas de riesgo y demás instituciones dedicadas a impulsar emprendedores. La respuesta fue siempre la misma, al no tener dos años de constitución no era su interés siquiera revisar nuestro curriculum. Tomando la versión americana de Dragons Den, realizamos un Shark Tank. Nuevamente reunimos un grupo de 40 empresarios para sumergirnos en un estanque lleno de extraordinarios tiburones, sin mayor protección que nuestro original Business Plan (¿Necesitábamos más?) y los estados financieros de nuestros primeros cinco meses de operación. Salimos victoriosos del estanque con siete socios que confiaron en nosotros y el capital suficiente para adquirir tres equipos más.

El 19 de julio de 2011, alrededor de las 22:00 horas, se protocolizó el acta de la nueva sociedad que da la forma definitiva a la franquicia Grúas Gorilas, la primera y única franquicia de grúas de la que se tenga conocimiento hasta este momento en el mundo. Consideramos relevante decirte dónde se firmó esta acta. ¡Exacto! Donde todo empezó, en el restaurante San Angel Inn.

No conforme con una trayectoria de 25 años dedicados al sector automotriz, teniendo una grúa aunque fuera por unos momentos y pasado los últimos diez como director de operaciones de una multipremiada franquicia de servicio automotriz, Jaime decide tomar una certificación en la Universidad Anáhuac del Norte como Profesional Ejecutivo Certificado en Franquicias PROCEF. La única certificación avalada por la Asociación Mexicana de Franquicias de la República Mexicana.